un entorno privilegiado

Mollo

Molló es considerado un núcleo de población concentrada desde el año 936, año del acta de consagración de la Iglesia de Santa Cecilia. La localidad aparece por primera vez con el nombre de Mollione, palabra en latín que deriva en catalán a Molló y que significa término que define un límite. Es el último municipio antes de entrar en Francia por Prats de Molló, con un censo de 336 habitantes y una altura de 1.200 metros. Está a 7 km de Camprodon, uno de los municipios más simbólicos de Cataluña y a sólo 10 km de Beget, considerado por muchos como uno de los pueblos más bonitos. La zona es característica por su Iglésia románica y por su entorno previlegiado, lleno de rutas históricas y arte románico.

Camprodon

Municipio situado a la comarca del Ripollès, en la provincia de Girona, justo en el centro de los Pirineos gironenses. Con un censo de 2.298 habitantes, esta población se ha convertido para muchos en un punto de referencia del turismo rural catalán. No sólo por sus orígenes e história sino también por el gran abanico de actividades que alberga esta pequeña población: escuchar el sonido del agua bajando por sus fuentes, respirar aire puro o disfrutar del arte románico son algunos ejemplos. Por el centro del pueblo confluyen el río Ter y su afluente Ritort. Camprodon es sin lugar a dudas sinónimo de naturaleza, tradición, historia, gastronomía, cultura… un lugar magnífico donde poder disfrutar en familia

Ripolles

El Ripollès es una de las cunas de Cataluña. La arquitectura románica es uno de sus atractivos turísticos, con ejemplos tan destacados como el monasterio de Ripoll, el de Sant Joan de les Abadesses y Camprodon, el Pont Nou (también en Camprodon) y el núcleo de Beget. El Ripollès cogió relevancia de la mano de Guifré el Pilós, que a finales del siglo IX fundó los grandes monasteriors de Santa Maria de Ripoll (880) y el monasterio de Sant Joan de les Abadesses (885).

Girona

Girona es la capital de provincia y cuenta con una población de más de 100.000 habitantes. Se sitúa muy cerca de los Pirineos y, a la vez, de las playas de la Costa Brava. Es reconocida internacionalmente por su arquitectura medieval, el Barri Vell y sus murallas y la runas romanas. Los jardines ornamentales resiguen el Paseo Arqueológico, sus torres de observación y las vistas panorámicas a la ciudad. La Catedral de Santa Maria, construida entre los siglos XI i XVIII, presenta los tres estilos arquitectónicos principales: románico, gótico y barroco. Su amplia nave gótica destaca por ser la segunda más grande del mundo, sólo detrás de la mismísima basílica de Sant Pedro del Vaticano